Hechos 2

Hemos escuchado acerca del Espíritu Santo en estudios anteriores. El Espíritu Santo estuvo con los reyes Saul y David. También, el Espíritu bajó durante el bautismo de Jesús y lo llevó al desierto para ser tentado. Ahora, vamos a ver que hicieron un grupo de seguidores de Jesús, que eran 120 personas, después de la ascensión de Jesús al cielo. Recuerde que Jesús había dicho que los discípulos tenían que esperar la venida del Espíritu Santo en Jerusalén. En esta historia, ellos estuvieron en Jerusalén para la fiesta de Pentecostés, donde dedicaban las cosechas a Dios. Habían venido judíos de toda la región.

Cuando llegó la fiesta de Pentecostés, todos los creyentes se encontraban reunidos en un mismo lugar. De repente, un gran ruido que venía del cielo, como de un viento fuerte, resonó en toda la casa donde ellos estaban. Y se les aparecieron lenguas como de fuego que se repartieron, y sobre cada uno de ellos se asentó una. Y todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu hacía que hablaran.

Vivían en Jerusalén judíos...que habían venido de todas partes del mundo. La gente se reunió al oír aquel ruido, y no sabía qué pensar, porque cada uno oía a los creyentes hablar en su propia lengua. Eran tales su sorpresa y su asombro, que decían:

-- ¿Acaso no son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo es que los oímos hablar en nuestras propias lenguas? Aquí hay gente de muchas naciones, hasta de lejos. ....¡Y los oímos hablar en nuestras propias lenguas de las maravillas de Dios! -- Todos estaban asombrados y sin saber qué pensar; y se preguntaban: -- ¿Qué significa todo esto? — Pero algunos, burlándose, decían: -- ¡Es que están borrachos! —

—Entonces, Pedro se puso de pie junto con los otros once apóstoles, y con voz fuerte dijo: -- “Judíos y todos los que viven en Jerusalén, sepan ustedes esto y oigan bien lo que les voy a decir. Estos no están borrachos como ustedes creen, ya que apenas son las nueve de la mañana. Al contrario, aquí está sucediendo lo que anunció el profeta Joel, cuando dijo que en los últimos días, que Dios derramaría su Espíritu sobre toda la humanidad, dando señales y maravillas. Dijo que los hombres y mujeres darían mensajes de Dios. Dijo, también que los jóvenes tendrían visiones y los viejos tendrían sueños. Pero todos los que invocarían el nombre del Señor alcanzarían la salvación.

—Escuchen, pues israelitas, lo que voy a decir: Como ustedes saben muy bien, Dios demostró ante ustedes la autoridad de Jesús, haciendo por medio de él grandes maravillas, milagros, y señales. Y a ese hombre, que conforme a los planes y propósitos de Dios fue entregado, ustedes lo mataron, crucificándolo por medio de hombres malvados. Pero Dios lo resucitó, liberándolo de los dolores de la muerte, porque la muerte no podía tenerlo dominado. —Sepa todo el pueblo de Israel, con toda seguridad, que a este mismo Jesús a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Mesías.” --

—Cuando los allí reunidos oyeron esto, se afligieron profundamente, y preguntaron a Pedro y a los otros apóstoles: -- Hermanos, ¿qué debemos hacer? --
—Pedro les contestó: -- Vuélvanse a Dios y bautícese cada uno en el nombre de Jesucristo, para que Dios les perdone sus pecados, y así él les dará el Espíritu Santo. Porque esta promesa es para ustedes y para sus hijos, y también para todos los que están lejos; es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar. Con estas y otras palabras, Pedro les habló y les aconsejó, diciéndoles: -- ¡Apártense de esta gente perversa! Así pues, los que hicieron caso de su mensaje fueron bautizados; y aquel día se agregaron a los creyentes unas tres mil personas. Y eran fieles en conservar la enseñanza de los apóstoles en compartir lo que tenían, en reunirse para partir el pan y en la oración. Todos estaban asombrados a causa de los muchos milagros y señales que Dios hacía por medio de los apóstoles. Todos los creyentes estaban muy unidos y compartían sus bienes entre sí; vendían sus propiedades y todo lo que tenían, y repartían el dinero según las necesidades de cada uno. Todos los días se reunían en el templo, y en las casas partían el pan y comían juntos con alegría y sencillez de corazón. Alababan a Dios y eran estimados por todos; y cada día el Señor hacía crecer la comunidad con el número de los que él iba llamando a la salvación

Sí, así es. Esta es la historia que encontramos en la palabra de Dios. Ahora, vamos a repasar la historia haciendo algunas preguntas.

Preguntas

1. ¿Dónde estaban los creyentes durante la fiesta de Pentecostés? ---- Estaban en Jerusalén.

2.¿Qué les sucedió a los creyentes? ---- Un gran ruido vino del cielo, como un viento fuerte. Aparecieron lenguas como de fuego que se repartieron, y sobre cada uno de ellos se asentó una. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas.

3. ¿Quiénes estaban en Jerusalén? ---- Todos los judíos que habían venido para la fiesta. Ellos venían de todos partes del mundo.

4.Estas personas que escucharon a los creyentes hablando en lenguas, ¿entendieron lo que dijeron? ---- Sí, estas lenguas se entendieron por todos. Si uno hablaba árabe, aquellos que entendían árabe, escucharon en árabe. Si uno hablaba griego, aquellos que entendían griego, escucharon en griego.

5. ¿Qué pensaron ellos? ---- Ellos se quedaron asombrados; querían entender el significado sobre lo que estaba pasando. Otros pensaron que los creyentes estaban borrachos.

6.Después, ¿quién empezó a hablar? ---- Pedro.

7.Hasta ahora, ¿quiénes habían recibido el mensaje de Jesús? ---- Los judíos en la región eran los únicos que habían recibido el mensaje de Jesús.

8.Ahora, ¿quiénes escucharon? ---- Judíos de todas naciones. Recuerden que los judíos estaban dispersados desde el tiempo del antiguo testamento.

9.¿Qué piensa....por qué Dios hizo que ellos hablaran en lenguas? ---- Para que el mensaje de Jesús pudiese pasar a todas naciones en forma rápida.

10.¿Cómo explicó Pedro lo que había pasado? ---- El dijo que se estuvo cumpliendo la palabra de Dios que había profetizado el profeta Joel, quien dijo que el Espíritu de Dios vendría y se mostraría.

11.¿Jesús les había hablado del Espíritu? ---- Sí, les dijo que el Espíritu iba a venir a darles poder para ser testigos de El.

12.¿Pedro testificó de Jesús? ---- Sí, les explicó que Jesús fue mandado conforme a los planes de Dios, fue entregado, crucificado, y resucitado. Pedro proclamó que Jesús era el Mesías.

13.Los judíos se afligieron profundamente a escuchar acerca de Jesús. Querían saber que hacer. ¿Qué les dijo Pedro? ---- Vuélvanse a Dios y bautícese cada uno en el nombre de Jesucristo para que Dios les perdone sus pecados, y así él les dará el Espíritu Santo.

14.¿Para quién era ese llamado? ---- Para los judíos, para sus hijos, para todo los que estaban escuchando a Pedro.

15. Pensando en las primeras historias, desde la creación, ¿qué nos separa de Dios? ---- El pecado nos separa de Dios.

16.¿Qué pasa cuando uno vuelve a Dios? ---- Dios perdona sus pecados y le da el Espíritu Santo.

17.¿Cómo respondieron los oyentes? ---- Los que hicieron caso al mensaje de Pedro se bautizaron ese mismo día; Eran unas 3000 personas.

18.¿Qué muestra el bautismo? ---- Que uno ha vuelto a Dios; es un testimonio y una señal de una vida cambiada.

19. Ahora, veamos las actividades de los primeros Cristianos. Vamos a nombrarlos y hablar de cada uno.

a.La Biblia dice que ellos eran fieles en conservar la enseñanza de los apóstoles ¿Qué piensan que hicieron para conservar la enseñanza? ---- Escucharon a las historias acerca de Jesús. Los apóstoles eran testigos de todo lo que había pasado; lo preservaron en forma de enseñanza y historia. Como comunidad de creyentes, ¿cómo podemos conservar la enseñanza? ---- Podemos escuchar las enseñanzas de la Biblia; podemos repetir las historias a nuestras familias, vecinos, y amigos; podemos leer la Biblia.

b.Ellos compartieron lo que tenían; hasta vendieron propiedades para ayudar con las necesidades de cada uno.

c.¿Piensa que esto era importante? ---- Sí, porque da testimonio del amor de Dios; también fue necesario en un tiempo cuando creyentes estaban en la cárcel.

Aplicación

  1. i. ¿Cómo podemos compartir entre nosotros?
  2. ¿Qué efecto tiene para un grupo cuando comen juntos? ¿Y cuando nosotros comemos juntos?
    Se reunieron en el templo y en la casa. El templo en Jerusalén era el templo de los judíos -- como el templo evangélico o que hay hoy en día.
  3. ¿Para qué se reunieron? ---- Para animarse el uno al otro; para gozarse en el Señor y alabar a Dios; para comer juntos.
  4. ¿Podemos reunirnos en casas ahora, como hizo la iglesia primitiva? -- Sí, podemos.
  5. Pensando en como se comportaba la primera comunidad de creyentes, ¿qué debemos hacer entre nosotros?
  6. ¿Tu has vuelto a Dios como indicó Pedro?

22.¿Has dado testimonio de tu deseo de seguir a Jesús por medio del bautismo?

23.¿Cómo estás practicando lo que hicieron los primeros creyentes?

24.¿Qué has aprendido acerca de Dios y Jesús en esta historia? ---- Dios mandó a su hijo Jesús para vivir entre nosotros y para salvarnos.

25.En esta historia, quién recibió el Espíritu Santo? ---- Los que volvieron a Dios; los que Dios perdonó.

26.¿Cuál es la diferencia entre los apóstoles en el jardín de Getsemaní con Jesús en la noche cuando El fue traicionado y los apóstoles en este estudio? ---- En el jardín estaban durmiendo; ahora están testificando acerca de Jesús con el poder del Espíritu Santo en sus vidas.

27.¿Hoy , podemos tener ese mismo poder que viene del Espíritu Santo? -- Sí.

28.Como seguidores de Jesús, ¿cómo estamos viviendo? -- ¿como los apóstoles en el jardín de Getsemaní o los apóstoles en la fiesta de Pentecostés?

29.¿Quién puede repetir esa historia?