Comparte Tu Historia

Desde el comienzo de nuestra historia con Dios, él ha demostrado su profundo amor por nosotros a través de su bendición. A cambio, nos convertimos en una bendición para otros (GENESIS 12:2).

 

¿QUE ES BLESS?

Como recordarán, BLESS es una nueva forma de pensar sobre amar a nuestros vecinos a través de cinco prácticas misionales que nos ayudan a introducir a las personas a Jesús. Al poner en práctica BLESS, incluirás a las personas que pueden estar lejos de Dios, podemos bendecir y traer a la gente a una nueva vida en Cristo. Y nosotros bendigamos a esos amigos, parientes, conocidos, vecinos y compañeros de trabajo de lo que hemos recibido de Dios y otros. Jesús vive en nosotros, da para nosotros, y luego nos da fuerza y abiduría para dar a los demás. Amar a la gente hacía  Jesús no se trata tanto de presionarlos como de bendecirlos.

 

¿Cómo has sido bendecido por otros, especialmente aquellos que parecen estar lejos de Dios esta semana? ¿Qué oportunidades has tenido para servir a los demás? ¿Quién no conoce a Jesús?

 

SEGUIMIENTO DE LA SEMANA ANTERIOR

¿Qué progreso estás logrando en cualquiera de los pasos del compromiso misional abajo? Comparte algo de tu vida esta semana relacionado con uno de los pasos a continuación:

 

  1. ¿Cómo estás orando por las personas en tu lista BLESS? ¿Qué oración específica le pides a Dios que responda en nombre de la personas sin iglesia en tu lista? (Recuerda las palabras de Jesús: "Pide y te será dado; Busca y encontraras; toca y la puerta se abrirá para ti. Porque todos los que piden reciben; el que busca encuentra; y a quien toca, la puerta se abrirá "(MATEO 7: 7-8).
  2. ¿Cómo estás escuchando a las personas en tu lista BLESS? ¿Cómo pudiste escuchar a alguien en tu lista esta semana y cómo respondieron?
  3. ¿Cómo estás comiendo con personas en su lista BLESS? ¿Qué medidas has tomado para que eso suceda? 
  4. ¿Cómo estás sirviendo o siendo atendido por personas en tu lista BLESS? ¿Cómo estás sirviendo con personas en tu lista BLESS?

 

Discusión de apertura

Nuestras historias de cómo Dios nos está cambiando ayudan a otros a entender cómo ellos también pueden experimentar la presencia de Dios en sus vidas. No necesitamos memorizar una historia pero cuando compartimos naturalmente y con autenticidad cómo Dios está trabajando en nuestra vida para transformarnos en formas significativas, damos testimonio de Jesús y nos unimos a él en su misión para bendecir al mundo. Nuestras historias pueden ayudar a despertar la curiosidad sobre Dios en amigos que no conocen a Jesús. Es por eso que contamos nuestras historias, para ayudar a otros entender mejor a Dios y colaborar con el Espíritu de Dios en atraer a las personas a Dios.

 

Pregunte: piensen en un momento de tu pasado en el que Dios intervino y su vida fue cambiado. Pida a cada miembro que tome 60 segundos para compartir brevemente su historia con el grupo.

 

LA PARÁBOLA DEL HIJO PERDIDO: LUCAS 15:11-32

11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos;

12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.

13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.

15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.

16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

17 Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.

20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.

22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.

23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;

24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.

25 Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas;

26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.

27 Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano.

28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase.

29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.

30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.

31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.

32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

 

PREGUNTAS DE DISCUSIÓN

Esta historia a menudo se titula el Hijo Pródigo, pero como muchos eruditos y pastores señalan, es el padre en esta historia que es “pródigo" invirtiendo sus recursos extravagantemente en su hijo. (Pródigo no significa perdido, significa gastar o extravagantemente). Aunque el hijo audazmente solicitó su herencia temprano y se perdió con su comportamiento desenfrenado y autodestructivo, su padre gentilmente lo recibe a casa y de forma extravagante le muestra amor, aceptación y hospitalidad.

  1. ¿Qué parece notable en esta historia? 
  2. ¿Por qué podría el hijo haber hecho esta inusual primera solicitud de su padre? 
  3. ¿Cómo se han sentido el padre, la familia y la comunidad acerca de la petición de este hijo?
  4. ¿De qué manera le dio o no su herencia las cosas y la vida que el hijo anhelaba? 
  5. ¿Alguna vez has tratado de satisfacer las necesidades que tienes de manera que terminó lastimándote?
  6. ¿Qué fue lo que cambió la actitud del hijo y cómo fue que el hijo demostró ese cambio de corazón en su segunda solicitud de su padre?
  7. ¿Qué notas sobre la respuesta del padre hacía su hijo al regresar y arrepentimientirse?
  8. ¿Qué te impresiona sobre el hijo mayor y la respuesta del padre hacía él?
  9. ¿Con qué personaje (hijo menor, hijo mayor, padre) en la historia más te identificas y por qué?
  10. ¿Qué enseña la ilustración de Jesús a sus oyentes y a nosotros sobre nuestro Padre celestial?
  11. Esta historia ha sido contada y contada con un impacto sorprendente a través de la historia. ¿Qué aprendes sobre contar una buena historia de la forma en que Jesús cuenta esta historia?