Semana 6: Haciendo Espacio para un Milagro

La Gran Idea

No podemos hacer que los milagros sucedan, pero podemos hacer espacio para un milagro al preguntar a pesar de nuestra falta de fe de que Dios puede y obrará a favor de nosotros.

Rompehielos

Si pudieras pasar una hora con un "superpoder", ¿qué elegirías y por qué?

Introducción

El Diccionario Oxford define la palabra «milagro» de esta manera, "un evento sorprendente y bienvenido que no es explicable por leyes naturales o científicas y por lo tanto se considera que es el trabajo de una agencia divina".

  1. ¿Cómo definirías la palabra "milagro"? ¿Dirías que alguna vez has experimentado uno? Comparte tu historia.

    Podríamos haber escuchado que debemos orar por un milagro, pero ¿cuántos de nosotros oramos esperando que suceda?

    Santiago nos dice: "No tienes porque no le pides a Dios" (Santiago 4:2)
  2. ¿Qué está en la parte superior de su lista actual cuando ora? ¿Lo considerarías una solicitud de milagros? ¿Por qué o por qué no?

    Los milagros eran un hecho cotidiano con Jesús. Aquí hay uno del evangelio de Marcos.

Escritura - Marcos 9:14-27

 Cuando llegaron adonde estaban los otros discípulos, vieron[a] que a su alrededor había mucha gente y que los maestros de la ley discutían con ellos. 15 Tan pronto como la gente vio a Jesús, todos se sorprendieron y corrieron a saludarlo.

16 ―¿Qué están discutiendo con ellos? —les preguntó.

17 ―Maestro —respondió un hombre de entre la multitud—, te he traído a mi hijo, pues está poseído por un espíritu que le ha quitado el habla. 18 Cada vez que se apodera de él, lo derriba. Echa espumarajos, cruje los dientes y se queda rígido. Les pedí a tus discípulos que expulsaran al espíritu, pero no lo lograron.

19 ―¡Ah, generación incrédula! —respondió Jesús—. ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Tráiganme al muchacho.

20 Así que se lo llevaron. Tan pronto como vio a Jesús, el espíritu sacudió de tal modo al muchacho que este cayó al suelo y comenzó a revolcarse echando espumarajos.

21 ―¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto? —le preguntó Jesús al padre.

―Desde que era niño —contestó—. 22 Muchas veces lo ha echado al fuego y al agua para matarlo. Si puedes hacer algo, ten compasión de nosotros y ayúdanos.

23 ―¿Cómo que si puedo? Para el que cree, todo es posible.

24 ―¡Sí creo! —exclamó de inmediato el padre del muchacho—. ¡Ayúdame en mi poca fe!

25 Al ver Jesús que se agolpaba mucha gente, reprendió al espíritu maligno.

―Espíritu sordo y mudo —dijo—, te mando que salgas y que jamás vuelvas a entrar en él.

26 El espíritu, dando un alarido y sacudiendo violentamente al muchacho, salió de él. Este quedó como muerto, tanto que muchos decían: «Ya se murió». 27 Pero Jesús lo tomó de la mano y lo levantó, y el muchacho se puso de pie.

 

En esta historia vemos qué hacer para hacer espacio para un milagro; por qué hacer espacio para un milagro y cómo hacer espacio para un milagro.

Qué hacer

El padre del niño no podía hacer nada con respecto al espíritu que intentaba matar a su hijo. Él había pedido a los discípulos que lo ayudaran pero no pudieron. Entonces, el padre fue a Jesús y le pidió que hiciera lo imposible, y Jesús respondió su pedido. Deberíamos hacer lo mismo que el padre del niño: aprendamos a pedirle a Jesús que haga lo milagroso en nuestras vidas.

3. ¿Qué tan fácil o difícil es para ti pedir ayuda a Jesús con las cosas aparentemente imposibles en tu vida? ¿Por qué crees que es?

Cuando Jesús dijo: "Pide y te será dado; Busca y encontraras; llama y se te abrirá la puerta "(Mateo 7:7) usó el tiempo verbal imperfecto (es decir que es una acción contínua). Significa: "Pedir y seguir pidiendo; buscar y seguir buscando; tocar y seguir tocando ".

Si queremos hacer espacio para los milagros en nuestras vidas, debemos pedir regularmente y no detenernos. Necesitamos convertirlo en una piedra grande que se mete en el frasco de nuestras vidas todos los días.

Por qué hacerlo

Siempre me identifico con el padre del niño cuando le dice a Jesús: "Si puedes hacer algo, apiádate de nosotros y ayúdanos". Quiero decir, sé que Jesús puede hacer cualquier cosa en mi cabeza, pero ¿realmente lo creo? ¿de corazón? Jesús responde: “¿Como que si puedo? Todo es posible para quien cree.” Nada es imposible para él.

4. ¿Qué sucede cuando las personas no hacen espacio para los milagros en sus vidas?

Cuando comenzamos a pedirle a Dios que haga milagros regularmente, nuestra fe crece a medida que aprendemos a confiar en el poder de Dios para cambiar las cosas, en lugar de simplemente confiar en nuestras propias habilidades. Cuanto más hacemos espacio para los milagros, más crecemos en personas que viven por fe donde nada es imposible.

5. ¿Qué tendría que pasar para que puedas hacer espacio para los milagros en tu vida? ¿Cómo crees que cambiaría tu vida?

Cómo hacerlo

El padre del niño admite que tiene dudas, pero le pide a Jesús que ayude a su hijo de todos modos.

6. ¿Alguna vez has dejado que la duda te detenga pidiéndole ayuda a Dios? ¿Que hiciste al respecto?

Nuestras dudas nos impiden hacer espacio para los milagros en nuestras vidas. Esta historia nos muestra que está bien expresar nuestras dudas y pedir de todos modos. La duda y la incredulidad no pusieron nervioso a Jesús: sanó al hijo del hombre.

Sabemos que todos tienen dudas a veces, pero la duda no es enemiga de la fe. La duda es algo con lo que tenemos que lidiar, por lo que no nos impide dar cabida a un milagro. ¿Qué situación o problema imposible estás enfrentando en tu vida en este momento? ¿Se siente mas dispuesto a pedirle a Dios que cuide de ello como resultado del estudio de hoy? ¿Qué vas a hacer a continuación? 

Próximos pasos

Asegúrese de orar el uno por el otro, ya que se enfrentan con problemas difíciles y desafíos en sus vidas. Vuelve con los miembros de tu grupo la próxima vez que se reunen y comparte tu progreso.