Objetivos de la Lección

  • Conocer la intención de Dios de traer a su gente de toda lengua y nación.
  • Aprender que Dios ama a toda clase de gente por igual y quiere que lo hagamos tambien.
  • Reconocer el papel de la crucifixión de Jesús en derribar la enemistad entre las tribus de la tierra.
  • Reconocer la necesidad de liderazgo lleno del Espiritu Santo para liderar un pueblo de multicultural.

Texto Central:
Hechos 6:1-17 1 En aquellos días el número de los discípulos iba en aumento, pero también comenzaron las murmuraciones de los griegos en contra de los hebreos, pues se quejaban de que en la distribución diaria de ayuda las viudas de los griegos no eran bien atendidas. 2 Entonces los doce convocaron a todos los discípulos y les dijeron: «No está bien que desatendamos la proclamación de la palabra de Dios por atender a las mesas. 3 Así que, hermanos, busquen entre todos ustedes a siete varones de buen testimonio, que estén llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, para que se encarguen de este trabajo. 4 Así nosotros podremos continuar orando y proclamando la palabra.»5 Esta propuesta fue del agrado de todos los creyentes, y eligieron a Esteban, que era un varón lleno de fe y del Espíritu Santo, y a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, un prosélito de Antioquía. 6 Luego los llevaron ante los apóstoles, y oraron por ellos y les impusieron las manos. 7 Conforme crecía el conocimiento de la palabra del Señor, se multiplicaba también el número de los discípulos en Jerusalén, y aun muchos de los sacerdotes llegaron a creer.

1. Dios Ama a Toda Clase de Persona, Debemos Hacerlo También.
Leemos el verso uno otra vez..

Note que en este pasaje se menciona dos clases de creyentes en Jesus. Todos eran judíos, pero unos eran de la cultura Hebreas y otros eran de la cultura griega.

 Los judíos griegos habían llegado a Jerusalen de toda parte del imperio romano. En Hechos 2, en el Día de Pentecostés, cinco años antes, ellos habían escuchado a los 120 discípulos hablando en sus propias idiomas. Recibieron el testimonio de los judíos hebreos acerca de Jesucristo y ellos creyeron también. 

Los creyentes hebreos eran judíos que se criaron en la cultura local de Israel. Hablaban el idioma arameo, como Jesús. Muchos de ellos habían sidos testigos oculares del ministerio, muerte y resurrección de Jesús. Tenían un poco mas poder en la iglesia. Eran los líderes, los apóstoles, los que distribuían los fondos de benevolencia y la comida a los necesitados.

Cristo había salvado a estos dos grupos y los habían dejado en la misma iglesia.  

Eran las primicias de la promesa de Dios hacía Abraham—que todas las familias de la tierra serían bendecidas através de él.  Habían sucedido un cambio en el pueblo de Dios. El Señor estaba agregando a su pueblo, gente de diferentes lugares para formar un nuevo pueblo.

Primero los judíos de Jerusalen. Luego agregaría a los judíos griegos. Luego salvaría a los Samaritanos, luego a los gentiles de todo el mundo. 

Jesús había dicho a sus discípulos, “También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a aquéllas debo traer, y oirán mi voz, y habrá un rebaño y un pastor.” (John 10:16)

Jesús había cruzado la eternidad. Se había hecho hombre. Se habia humillado, haciéndose un siervo. Se volvió nuestro pecado en la cruz, muriéndose allí para mostrar su amor por todo el mundo—toda clase de persona. E hizo algo que a veces ignoramos en nuestro gozo de recibir perdón de pecados. 

Efesios 2:14-16 Porque él es nuestra paz. De dos pueblos hizo uno solo, al derribar la pared intermedia de separación 15 y al abolir en su propio cuerpo las enemistades.

En la cruz, derribó la pared de separación entre judíos y gentiles, haciéndonos un sólo pueblo en Cristo. Así debemos considerar toda raza, toda tribu, toda lengua — como carne propia y sangre propia nuestra. 

2. La Comunidad Multicultural es Difícil, Lo Debemos Hacer de Todos Modos. 

Leemos de nuevo versos 1-3. 

Cuando las viudas las sirvieron la comida, las hebreas recibía mas que las griegas. No sabemos si fue intencional o no, pero sucedía. Alguien tuvo que hablar sobre esta injusticia. 

El conflicto se generó por la diferencia de culturas, porque el texto lo hace claro, se quejaban de que en la distribución diaria de ayuda las viudas de los griegos no eran bien atendidas.

En una comunidad multicultural, va a ver conflicto y dificultad. No nos debe extrañar. Habrá desorden y a veces injusticia. Pero la respuesta de los apóstoles nos enseña que la mezcla de culturas en unidad es algo que valoraban. Ellos no separaron a cristianos por cultura en diferentes iglesias con diferente liderazgo. Ellos mantuvieron la unidad de iglesia y las dos culturas escogiendo liderazgo maduro y lleno del Espiritu Santo.

Jesús había orado al Padre — que sean uno como tu y yo somos uno. Que Jesús iba a hacer un sólo redil. Entonces lo ideal en una ciudad donde hay diferentes culturas es que se unan en iglesias multiculturales. No es lo mas fácil, pero es lo que mejor glorifica a Dios. 

El reino de Dios crea una nueva ciudadanía celestial en la cual enfrentamos nuestro egoísmo y prejuicios. Una iglesia hecha de enemigos naturales amándose, sirviéndose y adorando a Dios juntos haría que el mundo se diera cuenta. Cuando gente de todo el mundo puede vivir en armonía juntos, es un argumento poderoso para el evangelio. 

3. Liderar una Iglesia Multicultural Requiere el Espiritu Santo, Debemos Pedir por Más de Él.

Leen los versos 3-7. Observa como los apóstoles resolvieron el conflicto. Llamaron a escoger entre los hermanos a hombres de buena reputación, llenos del Espiritu Santo y de sabiduría. 

Si vamos a tener una iglesia exitosa, tenemos que ser una iglesia llena del Espiritu Santo. Tenemos que tener líderes que dependan del Espiritu Santo en oración y en su diario vivir. 

Sabemos que Felipe fue uno de los líderes escogido para servir a las viudas. Luego en el capitulo 8 de Hechos, vemos que al salir de Jerusalen en la persecución, Felipe bajó a Samaria—una ciudad culturalmente opuesta a Jerusalen, y predicó el evangelio. Felipe había aprendido el corazón de Dios para todas las culturas y el Espiritu Santo lo usó poderosamente en aquella ciudad. Luego, Dios lo envió al desierto y allí encontró a un hombre Africano. Terminó bautizándolo a él también. 

Dios ama a toda clase de gente. El quiere que veamos a las personas como nuestra propia sangre. El Espiritu Santo quiere que nos unamos de corazón a personas de todo lugar. Y así desplegar el amor de nuestro Dios plenamente.

Preguntas de Discusión:

  1. ¿Cuales idiomas habla la gente en tu casa? ¿En tu escuela? ¿En tu trabajo?
  2. ¿Cómo se tratan las diferentes clases de personas en los trabajos? ¿En las escuelas? 
  3. ¿Por qué crees que Dios quiere salvar a gente de toda tribu y lengua y nación?
  4. ¿Por qué crees que los apóstoles no separaron a las culturas en diferentes congregaciones en Jerusalén?
  5. ¿Que trayectoría tenía la iglesia según Jesús en Hechos 1:8? (Pero cuando venga sobre ustedes el Espíritu Santo recibirán poder, y serán mis testigos en Jerusalén, en Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.) 
  6. Creemos que Dios tiene un corazón grande para las diferentes clases de personas en Providence. ¿Que papel tenemos que jugar como una iglesia en alcanzar las naciones  que viven a la par de nosotros?