Objetivos de la Lección 12

  • Aprender el significado de la palabra reformada / protestante en referencia a nuestra iglesia.
  • Conocer la base bíblica por la reformación protestante.

Textos Centrales: 
Romanos 1:16-17
16 A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles. 17 De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin, tal como está escrito: «El justo vivirá por la fe».

Introducción

Volvemos hace 500 años a un tiempo en Europa cuando sólo la iglesia católica había en el occidente. No había ninguna iglesia evangelica en ese entonces. Si uno amaba a Jesucristo, lo amaba a la luz de un mensaje torcido y contaminado con errores graves. Roma construía un nuevo proyecto grande y buscaba como levantar el dinero de los feligreses. Johan Tetzel, fraile de la orden de los dominicos, hombre astuto y muy persuasivo predicaba así…

“Las indulgencias – decía él – son la dádiva más preciosa y más sublime de Dios… Venid, oyentes, y yo os daré bulas (decretos) por las cuales se os perdonarán hasta los mismos pecados que tuvieseis intención de cometer en lo futuro… Pero hay más; las indulgencias no sólo salvan a los vivos, sino también a los muertos… Escuchad a vuestros parientes y amigos difuntos que os gritan del fondo del abismo: ‘¡Estamos sufriendo un horrible martirio! Una limosna nos libraría de él; vosotros podéis y no queréis darla’. En el mismo instante en que la pieza de moneda resuena en el fondo de la caja, el alma sale del purgatorio”.

Fue este escandaloso tráfico de perdón lo que movió a Lutero a escribir lo que había estudiado de la Biblia respecto al evangelio.  

Así inció la historia de las iglesias reformadas (la nuestra incluida). Exigimos una reforma —regresando a la Biblia como nuestra última y suficiente autoridad. Creemos que las buenas nuevas de Jesucristo son que todo aquel que cree que el Hijo de Dios murió por nuestro pecados y resucitó el tercer día tiene vida eterna por fe solamente. Creemos que nuestras obras no agregan ni una pulgada de mérito ante Dios. Miremos al texto central que transformó el pensar de Martín Lutero para ver por qué arriesgó su vida y su eternidad para seguir la verdad.

1. En el Evangelio Se Revela la Justicia que Proviene de Dios
v17a De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios…

La «justicia» tiene dos sentidos en español, griego y en hebreo. Uno tiene que ver con medir juicio con equidad. El otro tiene que ver con la rectitud, integridad e equidad de Dios y su carácter.  Es decir que Dios es impecable. No tiene falta alguna. Es pura luz sin sombra de variación.

Este verse dice que el Evangelio revela la justicia de Dios. El evangelio o las buenas noticias revelan que el hombre es reconciliado con Dios cuando confía en el sacrificio de Jesús en la cruz por sus pecados y que el tercer día resucitó de la muerte.

Es una verdad oculta de la gente hasta que oye el evangelio que lo descubre. El evangelio anuncia como la justicia de Dios llega a ser nuestra tambien.

Estas buenas noticias no paran con que estemos perdonados nuestros pecados. Algo mas sucede. Recibimos vida eterna cuando creemos en Jesucristo—nos invita Dios a entrar en la comunión del Padre, el Hijo y el Espiritu Santo desde hoy y para siempre. 

Segundo, dice que esta preciosa justicia Proviene de Dios

Es decir que procede — viene desde Dios hacía nosotros. Nosotros ya salvos, ya reconciliados con Dios, tambien andamos vestidos de ropa regalada, pero propia. 

Isaías lo dijo así:  Yo me regocijaré grandemente en el Señor; mi alma se alegrará en mi Dios. Porque él me revistió de salvación; me rodeó con un manto de justicia; ¡me atavió como a un novio!, ¡me adornó con joyas, como a una novia! (Is 61:10)

No es un disfraz — no es una ficción — no es fingir. Mas bien Dios nos transmite la justicia, ataviándonos como a un novio. Nos ha dotado con su justicia.

Ya que hemos recibido una perfección regalada por Dios, ¿quien la puede quitar?

Ya que hemos recibido una perfección regalada por Dios, ¿quien nos acusará?

Ya que hemos recibido una perfección regalada por Dios, ¿quien nos detendrá de cumplir la misión que Dios nos ha dado?

2. En el Evangelio el Justificado por Fe, Recibe Vida
v17c
«El justo vivirá por la fe».

La famosa historia de Martin Lutero dice que cuando llegó a esta frase — por fin entendió el evangelio. Gracias a Dios que el evangelio se entiende por toda la biblia, pero este verso es poderosísimo leído bien.

El justo recibirá vida por fe. Recibimos vida cuando creemos las buenas noticias de Dios en Jesucristo. 

La palabra «VIVIRÁ» significa que antes de conocer a Cristo estabamos muertos en pecado y separados de Dios, pero ahora estamos vivos hacía Dios.

Jesucristo dijo que cuando creemos pasamos de la muerte a la vida. 

Jesucristo dijo que él ha venido a darnos vida y vida en abundancia.

Lo que anda el pecador ahora no se llama vida. 

Dicen algunos que su familia es vida, que el futbol es vida, que la cerveza es vida, que su novio o novia es su vida.  

Se entiende que esas personas disfrutan mucho esas cosas. Pero Jesucristo es la Vida que sobrepasa todo deleite, toda diversión, todo ser humano. Es el número uno.

El justo vivirá en Jesucristo. El justo recibe vida en él. El justo halla vida en Jesús.

Cuando murió Lázaro, sólo Jesús lo pudo levantar. Todos los demás llorando estaban cuando llegó Jesús a la tumba. Pero cuando Jesús alzó su voz y llamó a Lázaro a salir de la tumba, se levantó y salió vivo. 

Nosotros también, cuando Dios llama nuestro nombre con su poder, nos levantamos con vida, salimos de la tumba de pecado para una vida nueva con él.

En el Evangelio, la Justicia de Dios es Recibida por Fe Solamente
v17 «El justo vivirá por la fe».

Ante Dios, somos justificados por la fe solamente. ¿Cómo recibe el justificado la vida?  Cómo alcanza la gloriosa salvación que le ofrece Dios? CREYENDO SOLAMENTE.

Agrega algo a la fe, y ya no tienes el evangelio.

Decirle a la gente que el bautismo, que la santa cena, que sus ofrendas, que sus obras, que su fidelidad, — cualquier cosa agregada a la fe no le añade ni una pulgada de estatura ante Dios.

Es por gracia por medio de la fe, o no es el evangelio. Es por la fe que recibimos todo lo que Dios ofrece — no por que lo merecemos, pero porque Él es bueno y nos ha prometido que nos regalará la salvación si solo creemos.

En Hechos 16 — el carcelero se postró  y preguntó — ¿QUE DEBO HACER PARA SER SALVO? 

Pablo y Silas dijeron :: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

¿Quieres ser salvo hoy?